Comunicado de prensa

FAMILIA DE PRESUNTOS ESTAFADORES ACUSADOS DE NUMEROSOS DELITOS, ENTRE ELLOS HURTO MAYOR, USURPACIÓN DE IDENTIDAD, FRAUDE FISCAL

La fiscal del distrito de Queens, Melinda Katz, ha anunciado hoy que Stephanie Bailey, de 50 años, su hija Chianti Baily, de 31, y su hermana Latonya Bailey Dostaly, de 45, han sido acusadas de múltiples delitos, entre ellos hurto mayor, falsificación, perjurio, usurpación de identidad, defraudación a la administración pública y mala conducta oficial.

El fiscal Katz dijo: “Como se alega, estos acusados utilizaron prácticamente todos los trucos del libro para llevar a cabo una variedad de estafas ilegales durante más de una década – incluyendo tomar el control de la casa de más de $ 700,000 de un residente de Laurelton desde hace mucho tiempo que murió en 2010. Robaron las identidades de personas -incluidas las identidades de al menos 20 niños- para utilizarlas en un esquema de fraude fiscal a gran escala, robaron fondos de ayuda de la Sección 8 y Covid, y presentaron solicitudes falsas de seguro de desempleo por valor de 200.000 dólares. Estos acusados tendrán que rendir cuentas ahora por su juerga delictiva con una sola familia.”

Acusada Stephanie Bailey de 225th Street, Laurelton, y Latonya Bailey Dostaly de West 28th Street, Brooklyn, han sido procesados ante los jueces del Tribunal Penal de Queens Denise Johnson y Anthony Battisti, acusados de varios delitos graves de hurto mayor, presentación de documentos falsos, falsificación, declaraciones juradas falsas, perjurio, usurpación de identidad, suplantación de identidad, fraude a la administración pública y mala conducta oficial. Se ordenó a los acusados que regresaran al Tribunal el 8 de junio de 2022. Si son condenados, cada uno se enfrenta a hasta 52 años de prisión.

La acusada Chianti Bailey, también de la calle 225 de Laurelton, sigue en libertad y se han emitido órdenes de detención contra ella.

Según la denuncia, el contable jubilado de la Autoridad Portuaria Russell Butler murió en 2010, dejando documentos personales dentro de su casa vacía en el 137-47 de la calle 225, Laurelton. Según se alega, la acusada Stephanie Bailey trasladó a su familia a la casa del Sr. Butler en 2014 y, poco después, su hija Chianti Bailey presentó un testamento falso en el Tribunal de Sustitutos del Bronx alegando que era la heredera del patrimonio del Sr. Butler. Le concedieron la propiedad de su casa en 2020 y enseguida pidió una hipoteca de 200.000 dólares. También utilizó los documentos falsos para obtener más de 100.000 dólares en fondos no reclamados adeudados al patrimonio de Butler.

Mientras su hija presuntamente robaba la casa del Sr. Butler, la acusada Stephanie Bailey presuntamente robó casi 100.000 dólares del programa de vales de elección de vivienda conocido comúnmente como Sección 8. Según la denuncia, la acusada Stephanie Bailey solicitó ayuda para la vivienda a Homes and Community Renewal del Estado de Nueva York en septiembre de 2014 e incluyó en su solicitud un contrato de arrendamiento falso -en el que figuraba un arrendador ficticio- para la casa de Laurelton. El Gobierno Federal envió pagos de alquiler por valor de casi 90.000 dólares al falso arrendador, que las acusadas Chianti Bailey y Latonya Bailey Dostaly ingresaron en sus propias cuentas bancarias.

Además, el fiscal Katz dijo que los acusados supuestamente presentaron declaraciones de impuestos falsas para solicitar reembolsos al Departamento de Impuestos y Finanzas del Estado de Nueva York. Los acusados robaron la identidad de más de 30 víctimas y se sigue investigando a otras más. En 12 declaraciones de la renta falsas, los acusados intentaron robar más de 52.000 dólares del Departamento de Hacienda del Estado de Nueva York y consiguieron robar casi 38.000 dólares.

Amanda Hiller, Comisionada en funciones de Impuestos y Finanzas del Estado de Nueva York, ha declarado: “Los delitos que se imputan en este caso son descarados y profundamente preocupantes. Cuando la gente roba identidades -incluidas las identidades de los niños- para cometer fraude fiscal, todos los neoyorquinos pagan el precio. Seguiremos trabajando con nuestros socios en todos los niveles de la aplicación de la ley, incluida la fiscal de distrito del condado de Queens, Melinda Katz, para garantizar que quienes cometen fraude fiscal y otros delitos relacionados rindan cuentas.”

Según la denuncia, la acusada Latonya Bailey Dostaly utilizó su puesto de especialista en oportunidades de empleo en la Administración de Recursos Humanos de Nueva York para acceder a los archivos electrónicos de la HRA. Dostaly presuntamente accedió a los expedientes de los solicitantes y robó las identidades de más de 20 niños para utilizarlos como dependientes en la trama de declaraciones de la renta falsas de su familia. Los demandados recibieron devoluciones de impuestos del Departamento de Impuestos del Estado de Nueva York que depositaron en sus cuentas bancarias. Y cuando los fondos de ayuda de Covid se enviaron a las direcciones utilizadas por los contribuyentes en sus declaraciones de la renta, los acusados supuestamente también depositaron esos fondos en sus cuentas bancarias.

Jocelyn E. Strauber, Comisionada del Departamento de Interior, ha declarado: “La empleada de la HRA acusada presuntamente se aprovechó de los mismos clientes a los que debía ayudar, utilizando su acceso a los archivos municipales para robar las identidades de más de 20 niños, que sus dos parientes -también cómplices suyos- utilizaron para presentar declaraciones de la renta falsas y defraudar al Estado de Nueva York decenas de miles de dólares en devoluciones de impuestos. Las personas que buscan ayuda en los programas administrados por el Ayuntamiento no deben convertirse por ello en víctimas de irregularidades cometidas por empleados del Ayuntamiento y otras personas, y trabajaremos con nuestros socios de las fuerzas del orden para exigir responsabilidades a esos infractores. DOI agradece al Fiscal del Distrito de Queens, al Departamento de Impuestos y Finanzas del Estado de Nueva York y al Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York su colaboración en esta investigación.”

Los acusados también están acusados de intentar robar más de 200.000 dólares en reclamaciones de desempleo falsas presentadas ante el Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York. Según se alega, presentaron solicitudes fraudulentas de seguro de desempleo a nombre de nueve personas diferentes, recibieron 123.487 dólares e intentaron robar otros 97.962 dólares.

“El Programa de Seguro de Desempleo existe para proporcionar la asistencia necesaria a las personas cualificadas que están desempleadas por causas ajenas a su voluntad. El fraude contra el Programa de Seguro de Desempleo distrae a las agencias estatales de mano de obra de garantizar que las prestaciones lleguen a las personas que tienen derecho a recibirlas. La Oficina del Inspector General seguirá colaborando estrechamente con la Oficina del Fiscal del Distrito de Queens, el Departamento de Impuestos y Finanzas del Estado de Nueva York y nuestros numerosos socios encargados de hacer cumplir la ley, para investigar a quienes se aprovechan del Programa de Seguro de Desempleo”, declaró el Agente Especial Encargado Jonathan Mellone, Región de Nueva York, Oficina del Inspector General del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos.

La fiscal Katz declaró que la investigación fue llevada a cabo por su Unidad de Delitos contra la Hacienda Pública y la Oficina de Asuntos Internos del Departamento de Hacienda del Estado de Nueva York. Para la investigación se contó con la ayuda del Departamento de Investigación de la Ciudad de Nueva York, de Homes and Community Renewal del Estado de Nueva York, del Departamento de Servicios Sociales de la Ciudad de Nueva York y del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos.

La investigación fue llevada a cabo por la ayudante del fiscal Marnie Lobel, jefa de la Unidad de Delitos contra la Hacienda Pública, bajo la supervisión de la ayudante del fiscal Hana Kim, jefa adjunta de la Oficina de Fraudes, y el ayudante del fiscal Joseph T. Conley, III, jefe de la Oficina de Fraudes, y la supervisión general del ayudante ejecutivo del fiscal para investigaciones Gerard Brave. El investigador penal Jemayel Mall, de la Oficina de Asuntos Internos del Departamento de Impuestos y Finanzas del Estado de Nueva York, fue el investigador principal, bajo la supervisión del Director de Asuntos Internos Brian M. Hickey y la supervisión general de la Comisaria en funciones Amanda Hiller.

El detective Robert González, de la Oficina de Detectives de la Fiscalía de Queens, colaboró en la investigación bajo la supervisión del sargento Edwin Driscoll, el teniente Steven Brown y el subjefe Daniel O’Brien. El contable investigador Barak Haimoff, bajo la supervisión del Director de la Unidad de Analistas Financieros, Joseph Plonski, llevó a cabo las auditorías forenses del caso.

**Las denuncias y acusaciones penales son acusaciones. Se presume la inocencia del acusado hasta que se demuestre su culpabilidad.