Comunicado de prensa

MUJER ACUSADA DE DELITO DE ODIO EN LA AGRESIÓN DE REGO PARK

La fiscal del distrito de Queens, Melinda Katz, ha anunciado hoy que Giselle DeJesus ha sido acusada de agresión como delito de odio y otros cargos por haber atacado presuntamente a una pareja fuera de su casa de Rego Park delante de sus dos hijos el 6 de noviembre.

El fiscal Katz declaró: “Los delitos de odio son inaceptables. El acusado presuntamente participó en un asalto malicioso que incluyó violencia física y repugnantes burlas de odio. Una familia fue aterrorizada a causa de sus creencias religiosas. Tal intolerancia será confrontada y perseguida en el condado de Queens”.

DeJesus, de 35 años y residente en Woodhaven Boulevard, ha comparecido hoy ante la juez Mary Bejarano, del Tribunal Penal de Queens, acusada de agresión en segundo grado como delito de odio, tres cargos de acoso con agravantes en segundo grado, cuatro cargos de poner en peligro el bienestar de un menor y un cargo de alteración del orden público. Si es declarado culpable, DeJesus se enfrenta a hasta 15 años de prisión.

El fiscal Katz dijo que el 6 de noviembre de 2020, el acusado y un hombre no capturado supuestamente se acercaron a una familia en el área de estacionamiento trasero de su edificio de apartamentos en Woodhaven Boulevard, donde viven tanto la familia como el acusado. Según la denuncia, DeJesus supuestamente agarró el hiyab de la mujer mientras le gritaba “f—— musulmana”. Según los cargos, el acusado había acosado previamente a la mujer y a sus hijos en la zona de aparcamiento del edificio el 27 de septiembre de 2020.

Según la denuncia, el 6 de noviembre, el marido de la víctima interpuso el brazo entre su esposa y el acusado y les pidió que dejaran en paz a su familia. A continuación, el varón no detenido empujó con sus manos la cara y el pecho de la víctima masculina, haciéndole caer al suelo.

Según el fiscal, mientras la víctima estaba en el suelo, DeJesus supuestamente le propinó múltiples patadas en el estómago y le gritó obscenidades, mientras que el varón no detenido le propinaba patadas en la cabeza y en la cara y amenazaba con matar a toda la familia.

El presunto cómplice del acusado sigue en libertad.

Posteriormente, el marido fue trasladado a un hospital local por fracturas múltiples y extensas en la nariz y la cara, por las que tuvo que ser operado.

La investigación corrió a cargo del detective Ronald York, de la comisaría 112.

El fiscal adjunto Michael E. Brovner, jefe de la Oficina de Delitos de Odio, está llevando el caso bajo la supervisión del fiscal adjunto ejecutivo de la División de Juicios Pishoy Yacob.

**Las denuncias y acusaciones penales son acusaciones. Se presume la inocencia del acusado hasta que se demuestre su culpabilidad.